Focusing

focusing

Es una terapia que forma parte de las psicoterapias corporales más conocidas, siendo muy efectiva, la misma supone que la persona debe tomar conciencia de aquello que ocurre en su cuerpo para después, proceder a una sanación emocional. Se trataría por tanto de aprender a enfocar nuestra mirada y nuestra atención hacia lo que se conoce como «sensación sentida».

Su origen se debe al filósofo experiencial y psicoterapeuta Eugene Gendlin nacido en Viena en 1926 y afincado en Estados Unidos, colaborador durante años de Carl Rogers e investigador de los procesos terapéuticos, quien en las décadas de 1950 y 1960 desarrollo su aportación más importante a la psicoterapia: el Focusing, al principio la visualizo como una herramienta que pretendía ayudar a los clientes a conectar con sus experiencias corporales y mejorar los resultados en la terapia durante una intervención clínica.

Este descubrimiento se debió después de investigar cientos de grabaciones de sesiones terapéuticas, observando que las personas que se ponían en contacto con la consciencia corporal, es decir, con sus sensaciones corporales, concluían con éxito su terapia, por lo cual decidió enfocarse en la manera de enseñar este recurso emocional llamándolo “Focusing”.

De acuerdo a Gendlin, estos procesos físicos pueden pasar desapercibidos, sin embargo, cuando profundizamos en el porqué de esa tensión, de esa sobrecarga surge una cualidad emocional que es necesario poner en palabras, luego de la aceptación de la realidad emocional de ese problema se procederá entonces a la acción y a un cambio conductual saludable. El focusing requiere no solo tomar conciencia de la sensación sino también acción, implica generar cambios en nuestra conducta para restablecer el equilibrio físico y emocional.

De acuerdo a la Asociación Española de Focusing Carlos Alemany (AEFCA), el Focusing es un proceso de autoconciencia y curación emocional corporalmente orientada. Es el proceso de “enfocar” y encontrar esa “sensación sentida” que todos tenemos en nuestro cuerpo, que nos puede orientar ante una situación o relación personal, permitiéndonos manejar mejor lo que genera preocupación. Por medio del proceso experiencial del “Focusing” es posible reconocer primero y luego cambiar la forma en que nos afrontamos a los distintos problemas de nuestra vida.

Con esta terapia podemos brindar atención a nuestro cuerpo con aceptación. Así entramos en contacto con las emociones, sentimientos y sensaciones desde una sensación corporal llamada “sensación sentida”, esta sensación al principio es vaga y difusa, poco clara, pero si prestamos atención se manifiesta generalmente en diferentes zonas como la garganta, el pecho, el estómago o el abdomen principalmente.

Suele presentarse como un “algo”, una sensación, una imagen, o palabra, la cual posee cualidades emocionales que al ser aceptadas y reconocidas pueden cambiar positivamente, sin embargo, el verdadero cambio se produce cuando la decisión o el deseo de cambio se siente a nivel corporal como algo real más allá de razonarlo a nivel cognitivo.

Fases del Focusing:

  • Despejar un espacio: En esta fase relajamos nuestro cuerpo, prestamos atención a los ruidos alrededor nuestro y dirigimos nuestra atención hacia cada sensación física, luego, nos debemos preguntar cosas como “¿Qué interfiere entre tú y el estar bien?, “¿Qué estás haciendo?”, al hacer esas preguntas se debe detectar las sensaciones que aparecen, dejando fluir las respuestas, si aparecen sentimientos de preocupación, debe mantenerse una distancia emocional y elegir un problema o preocupación para trabajar.
  • Identificar una sensación sentida: al seleccionar un problema o preocupación en la fase anterior no se debe “entrar” en él, sino continuar manteniendo la distancia. El objetivo en este momento es notar el sentimiento global, tratando de localizar en el cuerpo la sensación sentida sin etiquetar.
  • Manejar la sensación sentida: en esta fase se intenta dar un nombre, una palabra, frase o imagen que represente la sensación sentida en su conjunto, a esto se le conoce como un “asidero”. Lo que elijamos para representar la sensación debe darle una forma precisa a la sensación sentida
  • Resonar: acá se intenta comprobar si el asidero que se escogió representa de forma verdaderamente fiel a la sensación sentida, si alguno de estos elementos cambia de forma espontánea o no coincide perfectamente, se debe permitir que lo cambie hasta que se encuentre el que encaje entre ambos de forma adecuada.
  • Profundizar: tendrás que preguntarle a tu cuerpo si el asidero elegido describe realmente la sensación sentida, dejando que las respuestas fluyan, notarás que aparece la que estás buscando cuando notes un cambio en tu experiencia física, posiblemente una sensación de liberación.
  • Recibir las sensaciones: Una vez aparezcan estas sensaciones nuevas, se debe volver al problema que se eligió trabajar, junto con el asidero que definió la sensación sentida y evaluar si el cuerpo respondió a ello, siendo receptivos a las respuestas y sensaciones, prestando atención durante unos segundos,

Nuestro Equipo

Solicita una Cita en linea y de Forma Gratuita

Recibe la ayuda experta que necesitas. Verifica el horario disponible que mas te convenga y aparta tu cita, conoce cómo trabajamos personalmente y en Linea.

Doctors
67
Doctors
Awards
10
Awards
Rooms
730
Rooms
Patients
4800+
Patients